Aforismos de carreteras (1)

Retomando un texto de Javier Rui-Wamba, recordado en este enlace de Enrique Montalar , y por mi cuando estuve en su conferencia de recuerdos en la Residencia de Estudiantes, pensé en algún aforismo de carreteras, comparando las obras lineales, y en articular las carreteras, con las personas y nuestras vivencias. Primero, los ocho aforismos de

Los ocho aforismos son:

  1. La inestabilidad estructural tiene mucha similitud con la inestabilidad del comportamiento de los seres humanos.
  2. El conocimiento de las reacciones de los apoyos de una estructura es esencial para comprender su comportamiento y evaluar su seguridad.
  3. La fatiga estructural depende, prioritariamente, de la amplitud y frecuencia de las variaciones tensionales.
  4. No es posible conocer el estado tensional de una estructura.
  5. Los ingenieros somos gestores de incertidumbres.
  6. Los materiales y las estructuras que construimos con ellos deben ser resistentes, dúctiles y tenaces. La ductilidad es un puente sobre nuestra ignorancia y la tenacidad estructural expresa su tolerancia al daño.
  7. No se debe calcular una estructura que no se sepa dibujar. No se deben utilizar fórmulas cuyo significado físico se desconoce. No se debe dimensionar con ordenador una estructura que no se sepa calcular manualmente.
  8. Las patologías estructurales son el modo en que nuestras estructuras manifiestan su disgusto por el trato que han recibido en su concepción, proyecto, construcción o utilización.

Y aquí va el primero de carreteras:

Envuelve a tus dificultades (si tienes potencia suficiente, claro)

En nuestra vida tenemos que ir construyendo con estabilidad. Nos puede ocurrir que tengamos pegas, inconvenientes, dificultades, problemas Puedes pensar en una dificultad como una piedra grande, que es más difícil controlar e integrar en el tejido y estructura de tu vida ¿Qué se puede hacer? La ingeniería de carreteras (y otras obras lineales) puede darte una solución.

 Por si no quieres leer hasta el final. O no te interesa particularmente la técnica, resumiré: trabaja para apartar lo que no puedes integrar, y da estabilidad al resto. ¿Como y por qué? Sigue leyendo…

zahorra17 Las obras de tierra se estabilizan al compactarlas durante su construcción. Esto no se puede hacer de una vez. No se puede construir todo el relleno y luego compactarlo. ¿Por qué? Sencillo, nos falta potencia para aplicar energía a algo tan grande, y capacidad de control eficaz de los movimientos que se pueden producir. Solución: construir por capas (nosotros las llamamos “tongadas”, todo gremio desarrolla una jerga, por varios procesos).

 Cada tongada se extiende y luego se estabiliza mediante su compactación. Y aquí viene un juego interesante. ¿Cómo decidimos el espesor de la tongada? Hay cuatro factores actuando en dos direcciones opuestas. Hacia capas más gruesas juegan el rendimiento (más relleno construido cada día) y las piedras gordas q haya en el suelo. Hacía capas más finas juegan la capacidad de control y poder hacer el trabajo con máquinas (recursos, al fin y al cabo) más baratas.

 Cada piedra gruesa es una dificultad. Si la capa tiene el espesor de las piedras gruesas no podemos actuar sobre el resto de las partes, las piedras gruesas (dificultades) nos lo impedirán. Lo mismo ocurre con las dificultades demasiado grandes para ser impiden hacer el resto de tu vida, llevar bien el resto de tus asuntos. Tenemos que decidir si una piedra es tan gorda que nos sobrepasa, o gorda, pero no tanto, y la podemos envolver en el resto del suelo, para estabilizar el conjunto, aunque la piedra gordita, vamos a decir, no se rompa, no desaparezca. ¿Cómo decidimos eso? Evaluando nuestra potencia.

 En carreteras esto se hace con reglas. La más segura es que la capa o togada extendida tenga un espesor  al menos 2,5 veces (dos veces y media) el tamaño de la piedra “gordita”. La condición mínima es que el espesor de la capa supere en treinta centímetros (30 cm) el tamaño de la piedra más grande que toleramos. Así que eso proceso es s cuál es el tamaño de l piedra más grande que nos gustaría usar, con eso decidimos el espesor mínimo de tongada que deberíamos extender, y comprobamos que nuestro equipo es suficientemente potente como para compactar ese espesor. ¿Que ocurre si no es asi? Que tendremos que eliminar las piedras de ese tamaño de nuestra obra, para poder estabilizar una capa más delgada.

2008-08-06-newport-beach-y-utah-593Finalmente, si tenemos éxito, habrá unas piedras que podamos admitir, y otras que no. Y tendremos dos trabajos. Primero, quitar de la obra las piedras demasiado grandes. No pueden ser demasiadas, o habrá que tener una fase de trabajos preliminar: quitarlas. Segundo, estabilizar la capa rodeando las piedras retenidas en un esqueleto de partículas más pequeñas. Lo mismo sucede con los problemas. Si son demasiado grandes, hay que aparcarlos, sacarlos de la escena. Los demás, o los resuelves o los entierras, de manera que no afecten a la estructura de tu vida y esta sea sólida y razonablemente estable.

En la vida, como en las carreteras, viene bien un agente estabilizador.

Muy feliz noviembre

1 comentario

Archivado bajo pensamientos y frases, Uncategorized

Una respuesta a “Aforismos de carreteras (1)

  1. Pingback: Aforismos de carreteras (2) | Ciñendo. Librosdesdemanolo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s