Una lista irregular: los 20 túneles más impresionantes del mundo

Bajo el eslógan “si no hay una línea entre dos puntos, constrúyela”, la web Popular Mechanics ha producido una lista de los 20 túneles más impresionantes.

¿Qué podemos decir de ella? Nos gusta unas veces, otras no tanto. Vamos primero con lo que no es tan bonito, por su deficición de túnel que incluye túneles de árboles y en árboles (hacer un túnel en una sequoya es algo de otros tiempos, una animalada hoy en día).

SIn ermbargo, la lista sí incluye los túneles más largos y más significativos de ferrocarril (Seikan, La Mancha, San Gotardo), otros por su significación (el túnel de Mármara, otra vez La Mancha), y otros curiosos (el del dique de areniscas en Utah, Sprialen, la larga espiral Noruega). Es muy útil para complementar otras listas más neutras, como:

¿Te animas a añadir algun túnel que te guste? Puedes Ponerlo en comentarios, incluyendo su nombre y por qué lo has elegido.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo carreteras, ingeniería, túneles, Uncategorized

Como Consejero del Colegio de Ingenieros de Caminos

Es sábado por la tarde. He tenido una semana bastante ocupada en el trabajo, con numerosos frentes. No he podido dedicar tiempo de calidad a mi frente personal, he preferido abrazar y besar a mi mujer en el escaso tiempo restante que no he dedicado a dormir, que queréis que os diga. Pero hoy he tenido más tiempo de pensar, de escribir.

Empiezo por el resumen, que repetiré: Apoyaré un Consejo Extraordinario cuando exista un documento, repositorio o informe de hechos que pueda ser conocido por todos los colegiados, y no antes. Y este Consejo debe ser en un día en el que no se discuta nada más. En todo caso, PIDO EXPRESAMENTE que se ponga un punto en el orden del día EN EL PRÓXIMO CONSEJO ORDINARIO que mencione la situación de la demarcación en Cataluña, para que pueda llegar al acta, y que se de publicidad a este punto del acta, una vez celebrado el consejo. Espero que al Consejo pueda asistir el Decano del Colegio en Cataluña, o, en caso contrario, que remita un escrito previamente.

Con esto de la participación pública permanente en las redes, hoy las cosas no tienen retaguardia propiamente dicha, sino primera, segunda y tercera línea. Todos somos hoplitas, con la notable diferencia con los griegos que no estamos formados en filas por altura, y nos vemos al lado de gente de más tamaño, o más pequeña. Claro, así nuestros escudos nos protegen de forma hoplitasincompleta, porque en la falange griega el escudo que te protege es el del soldado que está a tu derecha.

Además del frente en el que estamos todos los españoles, yo, con mis compañeros de profesión, tenemos uno más. En el Colegio de Ingenieros de Caminos se está reproduciendo esta pugna entre dos conceptos (esperemos que no dos bandos, pero veremos) en la Demarcación de Cataluña, cuyo decano parece estar ignorando de facto que pertenece a una entidad de ámbito superior.

CICCP-cabecera

El Colegio es único, y está organizado en Demarcaciones que reproducen el esquema de autonomías. La actividad profesional exige colegiación, y por eso no es conveniente, ni legal, tomar posiciones políticas: los que no están de acuerdo no pueden darse de baja, ni mostrar su oposición más que en redes sociales. Sin embargo, se han dado discusiones que han devenido en agrias en Twitter, sobre todo. Yo he participado parcialmente en ellas. Y tomo partido por la legalidad establecida. Suena raro, pero no es evidente hoy en España, así que hay que hacerlo.

Estas discusiones han desembocado en pedir una acción del Consejo General (al que pertenezco) sobre lo que ha ocurrido estas semanas dentro del Colegio, y especialmente en la Demarcación de Cataluña (o Catalunya, en la ortografía catalana). En resumen, la Demarcación se posicionó a favor del supuesto “derecho a decidir” y una censura específica a las fuerzas de seguridad, ambas, hasta donde sé, en su página web. Mi posición es la siguiente:

  1. Condenar y censurar que se haya tomado una posición política no relacionada con la profesión y su ejercicio, y no en apoyo de la legalidad, de manera que posiciones personales se han confundido con posiciones institucionales.
  2. Con relación con esta situación, pedir un foro/ espacio en el que los colegiados puedan INFORMARSE de lo que ha acontecido. Este espacio debe recoger documentos y hecho, y no opiniones.
  3. Pedir que en la próxima sesión del Consejo se apruebe un documento de conclusiones claro, en el que participe específicamente como firmante el Decano de la Demarcación de Cataluña
  4. En caso de que las cosas no vuelvan a su cauce, pedir/apoyar una moción de censura por parte del Colegio
  5. Dejar constancia de esta secuencia en algún sitio al alcance de los colegiados

Se están produciendo algunos movimientos que no comprendo del todo. Algunos consejeros, en todo su derecho. Piden un Consejo extraordinario para la discusión de una moción de censura al Decano en Cataluña. Tengo dos problemas para apoyar directamente esta posición:  uno, creo que la información es previa a la Censura; dos, tengo un viaje largo pronto, con lo que es posible que pida un Consejo al que me sea imposible asistir, y no me parece bien. Me llama la atención que, según he sabido, algunos pidan este consejo extraordinario el mismo día que el consejo ordinario, y a celebrar 30 minutos antes. No creo que podamos hacer nada útil en 30 minutos.

En resumen, que ya adelanté: Apoyaré un Consejo extraordinario cuando exista un documento, repositorio o informe de hechos que pueda ser conocido por todos los colegiados, y no antes. Y este Consejo debe ser en un día en el que no se discuta nada más. En todo caso, PIDO EXPRESAMENTE que se ponga un punto en el orden del día EN EL PRÓXIMO CONSEJO ORDINARIO que mencione la situación de la demarcación en Cataluña, para que pueda llegar al acta, y que se de publicidad a este punto del acta, una vez celebrado el consejo. Espero que al Consejo pueda asistir el Decano del Colegio en Cataluña, o, en caso contrario, que remita un escrito previamente.

En la última semana se han producido una Junta de Gobierno y una Junta de Decanos. Han dado lugar a acuerdos que estarán pronto, espero, en la página web, y en una carta del Presidente a los colegiados, que todos hemos recibido. Parece que las cosas vuelven más o menos a su cauce, aunque de momento no nos ha llegado ninguna comunicación por parte del Decano (ni está en la página web nacional ni de Cataluña).

Esto nos lleva al punto en el que hay que hablar de las Demarcaciones del Colegio. Aquí la descentralización ha llevado a falta de uniformidad. Comencé por leer la página del colegio en Cataluña (y llamé al decano por teléfono, dejando el mío), y seguí por otras demarcaciones. Supongo en todos buena voluntad y no planes torticeros de ocultamiento y confusión, así que, partiendo de esa buena voluntad, sigo. Hay que uniformizar la información. No es para imponer, sino para informar con claridad y transparencia. Si el Colegio es único, no puede ser que la Demarcación no lo diga con cierta claridad.

La buena voluntad puede mostrarse de varias maneras, y con un equilibrio entre territorialidad y colegio único. Se me ocurren, como propuestas personales, las siguientes:

  • Dar dos alternativas a las Demarcaciones, para usar una de estas dos redacciones:
    1. “Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos EN …”
    2. “Demarcación del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos DE …”
  • Enlace visible a sede nacional con logo en la primera pantalla, en la barra lateral, por ejemploCICCP Sede Nacional

 

  • Uso del logo nacional en algún sitio en la portada (noticias, empleo, visado, …)CICCP-logo

 

  • Enlace a un mensaje del Presidente a los colegiados y al público interesado (este mensaje con enlace a sede nacional y a cada demarcación)

Son todo sugerencias, claro, yo solo soy un colegiado y hay autoridades que no deben ser puenteadas. Yo soy leal a mi decano y su junta, a mi presidente y su junta y al consejo. Espero ser oído, no obedecido.

¿Y de España, y del Colegio? El estado no ha sido débil, pienso yo, pero ha permitido que su huella sea pequeña en donde algunos listillos han querido convencer de su punto de vista a través del paisaje, y no de la realidad. Lo mismo puedo decir del Colegio.

Por otro lado, querer cambiar la realidad política y la social no son cosas raras ni malas. Lo perverso es hacerlo a través de la destrucción permanente, de la crítica desmesurada

No es un retroceso pedir que España sea visible en su territorio, con banderas, con personal, con competencias. Y con el “.es” al final de todos los dominios. Sí, también al final del” .cat”, que debería quedar “.cat.es”. Así sería más sencillo que otras autonomías tuvieran sus sufijos, si lo desean. Ahora o en el futuro.

Es sábado por la tarde. Estoy tranquilo, y no del todo sereno. Sigo siendo español y amando a mi patria, y eso sigue incluyendo amar profundamente a Cataluña.  Viva España. Y, dado que es nuestro líder legal, y la sede de nuestra soberanía, Viva el Rey y Viva el Parlamento.

2 comentarios

Archivado bajo actividades, ingeniería, pensamientos y frases, Uncategorized

Cuando te encargan un trabajo de ingeniería

Cuando te encargan un trabajo de ingeniería hay que entender desde el principio que trabajas en equipo. Y que hay expectativas de plazo y contenido. Y debe haberlas de calidad, aunque es oportuno recordar que cuando alguien te pide algo bueno, barato y en poco tiempo, hay que responderle “de esas tres condiciones, en este caso elige dos”.

Este texto está escrito para entornos que vamos a llamar normales. Empresas y organizaciones que funcionan razonablemente bien. No paraísos terrenales, ni tampoco campos de lava volcánica. Y, sobre todo, entornos no gobernados por el miedo. Así son la mayoría de los casos. Si estás en un paraíso, enhorabuena, lo que decimos pasará a menudo. Si en un campo de la a, es urgente que te cambies. No te pagan lo suficiente para comprometer tu buena fama y tu salud con gente tan tóxica (espero, claro, que tú seas mucho menos tóxico, y por eso damos este consejo).

Mucha gente en España, pero no solo aquí, exagera para mal los defectos de su organización, para resaltar sus virtudes, su paciencia, o su mala suerte. No seas así, y, en todo caso, no para ti mismo. A los demás no los puedes engañar mucho, pero a ti mismo no te mientas nunca. Mira con ecuanimidad tu entorno, y piensa en buenas maneras de preguntar lo que debe ser preguntado.

Hoover_dam_from_air

By LICKO – en.wikipedia, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1427004

Al principio dominan en todos los implicados un cierto contento por ganar el trabajo, o porque hayan elegido a este equipo. Puede haber a veces un cierto miedo, simultáneamente ¿Estamos preparados para abordar el trabajo? ¿Nos resultará fácil o difícil? Al margen de estas sensaciones, cada uno de los integrantes del equipo debe prepararse tanto en los aspectos externos como en los internos.

Veamos primero el aspecto externo. Esta es una posible lista para las preguntas del decálogo externo:

  1. ¿qué tratamos de hacer?
  2. ¿qué se espera de mí?
  3. ¿puedo y debo hacer esto, o debo negarme, por razones éticas y deontológicas?
  4. ¿puedo y debo negarme porque no da tiempo a hacer esto bien? (Y tampoco va a haber una segunda vuelta, que sería necesaria aunque por motivos políticos hagamos una entrega en un tiempo no razonable)
  5. ¿qué más podría hacer? (Sin inmiscuirme innecesariamente y sin molestar, en principio, pero en todo caso evitando errores graves, aún molestando e inmiscuyéndome)
  6. ¿qué datos necesito y son imprescindibles para resolver mi parte del problema?
  7. ¿qué datos puedo estimar, porque son importantes pero secundarios?
  8. ¿cuál es mi equipo nuclear, y cuál mi equipo extendido?
  9. ¿que dos personas son las fundamentales para comunicarles dudas y conflictos?
  10. ¿qué puedo aportar al equipo porque las demás aportaciones son escasas, para que el equipo sea eficaz?

Hemos empezado por las preguntas que se refieren al círculo interior, pero las del círculo interno tampoco están mal. Si aceptamos el encargo por nuestra parte, quiere decir que el encargo está ajustado a nuestra experiencia y capacitación. Estamos, al menos por lo que dice nuestro CV, preparados. Si hemos ganado, hay que pensar que bien preparados. Algunas de las preguntas del círculo interno podrían ser estas:

1) ¿Cuánto hace que hice un trabajo similar?

2) ¿Qué conceptos hay que repasar?

3) ¿a quién le puedo contar dudas (si se puede preguntar sin violar la reserva obligada por la deontología en cada caso)?

Los lectores habrán notado que no se han incluido preguntas también relevantes sobre medios y herramientas disponibles, y su adecuación al encargo. Este problema es cada vez más frecuente, por el coste, complejidad y especificidad de las herramientas informáticas que se emplean actualmente, pero quedará, como el cuestionario interno, para otra ocasión.

Cabin_John_Bridge_MD_aka_Union_Arch_drawing_1859

By U.S. Army Corps of Engineers. Alfred L. Rives, Assistant Engineer, Delineator. [Public domain], via Wikimedia Commons

1) ¿qué tratamos de hacer?

Es fundamental comprender el objetivo de la actuación, en alcance, producto, plazos parciales y plazo total. Hay además un componente estratégico. ¿Es un trabajo habitual, en tema y alcance? ¿Es algo que sabemos hacer en la casa, pero de un tamaño poco común? ¿Es algo nuevo, pero cercano y manejable por tamaño, o implica un riesgo por tema y tamaño?

Si es el caso es este último, solo hay que hacer el trabajo en una situación de gran riesgo si no se afronta. Y será difícil salir, a menos que esté extraordinariamente bien pagado, lo que es raro. Innovar es fundamental a largo plazo, pero hay que hacerlo CN un riesgo controlado,,y, a ser posible, reducido.

2) ¿qué se espera de mí?

Los seis roles de un profesional son planificador, ejecutor, coordinador, explorador, comunicador o líder. Por supuesto, poca gente tiene solo un rol, incluso solo dos. Pero suele predominar uno sobre los demás, y hay otro que resultara el más crítico a nuestra escala. Hay que asumir los roles desde el minuto uno, con intensidad. Si no lo ves claro, pregunta.

3) ¿puedo y debo hacer esto, o debo negarme, por razones éticas y deontológicas?

Ten cuidado con lo que haces, o en que colaboras. En estos casos, convencerte de que no importa que el asunto sea claramente dudoso suele terminar mal. Recuerda que un asunto puede volver a causarte mal mucho tiempo después de hacerlo, y cuando ya uno se cree a salvo por el tiempo transcurrido. En estos momentos la realidad se preserva muy bien a través de documentos y correos. La erosión del viento es mucho menos eficaz, por no decir nada.

Por otro lado, reflexiona. Muchos asuntos son limpios, pero otros muchos no del todo. Se exige una brújula moral clara para moverse en un mundo gris. El comportamiento real no es el de un santo, sino el de una persona humana. Lo importante es como se verá un asunto desde fuera en un plazo medio.

4) ¿puedo y debo negarme porque no da tiempo a hacer esto bien? (Y tampoco va a haber una segunda vuelta, que sería necesaria aunque por motivos políticos hagamos una entrega en un tiempo no razonable)

Vamos primero con el paréntesis. En una sociedad movida por intereses políticos es frecuente que los plazos se sacrifiquen. Y no da tiempo a hacer bien lo que te piden ¿por qué te lo piden, entonces? Porque se cede a una presión de plazo que no es razonable, pero se percibe que no es grave la pérdida de calidad implicada. En ocasiones se tiene la sensación (acertada o no) de que luego habrá otro plazo adicional para corregir errores menores de precisión o definición. Si en el encargo que estamos sopesando se da esta circunstancia, habrá más oleadas y entregas, por lo que es posible que el producto final sea entre digno y bueno. Sería mejor negarse a plazos poco o nada razonables y en todo caso hay q protestar.

El plazo limita la calidad, si bien a partir de un cierto momento los costes de ingeniería sobrepasan la mejora del producto final. Si un plazo es corto, conviene acotar el detalle y la precisión de lo producido. Dar la impresión de que se están vendiendo duros a peseta perjudica al sector (o sea, te perjudica a ti a partir de mañana por la mañana) y puede darle al cliente una falsa sensación de éxito económico.

El plazo disponible y la calidad exigida son cuestiones nada independientes. Se habla en ocasiones de lo que hace falta aquí y ahora y lo que “en teoría” se debería exigir. La deferencia entre las dos, la distancia que puede existir, tiene tres dimensiones: la cultura local, la colaboración de los que encargan y ejecutan y el grado de prioridad del resultado sobre el proceso. También influye la manera en que se castiga socialmente el “tomar atajos”, así como la servidumbre del procedimiento a la táctica política. La estrategia de la ingeniería es poder decir dentro de 10 o 20 años que se hicieron las cosas bien, evitando la manida expresión “hicimos lo que pudimos” o la aún peor “ya sabes cómo eran las cosas entonces”. Hace siglos (¡literalmente!) que sabemos cómo hacerlo con profesionalidad, frente a las chapuzas.

Nota: se refiere el término táctica al método concreto que se sigue y estrategia al plan establecido para lograr un objetivo. La estrategia suele ser al plan de partida, no detallado, y la táctica es la implantación del plan estratégico en la realidad. Según la RAE, estrategia es el Arte, traza para dirigir un asunto, mientras que la táctica es el “método o sistema para ejecutar o conseguir algo”. Merece la pena distinguir.

5) ¿qué más podría hacer? (Sin inmiscuirme innecesariamente y sin molestar, en principio, pero en todo caso evitando errores graves, aún molestando e inmiscuyéndome)

Siempre es bueno (bueno, excepto si tus jefes son algo tóxicos) contribuir al trabajo con algo más de lo que te piden. Con dos principios básicos:

  • siempre q tu trabajo se haga bien. No hay cosa peor q corregir a otros mientras nuestro trabajo no avanza, o va retrasado
  • siempre q tu aportación sea buena recibida. Puede no serlo por parte de tus superiores, y hazles caso. También puede no serlo por tus compañeros. Si es así, es por miedo suyo o porque no te expresas con corrección, y parece que quieres quedar por encima más que contribuir.

Hay una excepción clara: si ves o crees que se está cometiendo un error, tu obligación profesional, ética y deontológicamente, es avisar. Empieza por avisar al equipo responsable, y, si no pueden o no saben hacer caso, advierte a tus superiores. Eso sí, ten cuidado al advertir. Por educación, pero también porque todos nos equivocamos, decir “conviene repasar esto, porque podría ocurrir aquello” es mucho mejor que “estos no tienen ni idea y están metiendo la pata hasta la cintura”.iconos-vectorizados-de-transporte

6) ¿qué datos necesito y son imprescindibles para resolver mi parte del problema?

7) ¿qué datos puedo estimar, porque son importantes pero secundarios?

A las preguntas 6 y 7 debe darse una respuesta conjunta, porque algunos datos pueden pasar de una a otra categoría. En realidad, hay una tercera categoría de datos intermedios, habitualmente de menor relevancia y que son “normales”, que son introducidos y decididos durante el proceso de diseño y toma de decisiones. Estas decisiones influyen en el coste y, a veces, en el plazo, pero muchas veces no se repara en su incidencia. Un ejemplo: en España, durante décadas un baño completo incluía un bidet y una bañera. Al encargar un presupuesto, los datos eran el estilo de la vivienda, la superficie del baño, el número de puertas, si tenía ventana, la ventilación, la renta disponible de los propietarios en ese momento, y el precio y ubicación de la vivienda. Ahora, ni el bidet ni la bañera son “imprescindibles”. Cada vez más gente quiere un plazo de ducha, aunque el baño sea suficientemente grande como para acoger una bañera. El ejemplo podría continuar, pero el mensaje se entiende.

Sin datos no se puede responder a las preguntas. Y los datos estimados deben estar listados expresamente, por si se pueden saber (es lo mejor) o se puede hacer una estimación mejor.

8) ¿cuál es mi equipo nuclear, y cuál mi equipo extendido?

Para plantear bien el trabajo en cantidad, entregas parciales y plazo es importante saber con quién se cuenta. Puede haber miembros a tiempo parcial. Y otros que solo estarán en el equipo en un momento determinado y por un tiempo determinado. Es malo asumir que cuando haya que hacer el trabajo habrá gente suficiente. Además, si se puede incorporar a alguien, hay que tener trabajo eficaz para ellos en el momento preciso.

El equipo nuclear suele conocerse bien, y puede tener bajas prorazones médicas o de estancias temporales de gente en otros sitios. El equipo extendido puede estar mucho menos claro, y depender de lo que se pida, y cuándo y cómo se pida.

9) ¿que dos personas son las fundamentales para comunicarles dudas y conflictos?

Si ocurre algo inesperado o desagradable, y puede influir en el ambiente de trabajo, el plazo o la calidad del resultado es importante decirlo. Y pronto. Nunca asumas que porque tú has visto algo los demás lo van a ver. Y puede que a veces a los responsables les sea más cómodo ignorar el problema.

Dada la estructura de los equipos modernos, cada vez es más habitual desarrollar el trabajo en equipos muy especializados, multidisciplinares y reducidos. La globalización ha provocado que el trabajo sea muy ágil, pero atomizado. Los equipos ya no se reúnen, y la detección de errores y desconexiones es cada vez más difícil. Añadamos a esto la idiosincrasia de los jefes y superiores, que no siempre cumplen las máximas tan difundidas de comunicaciones abiertas y transparencia.

Este marco hace fundamental tener canales de comunicación, formales o informales, firmados o anónimos, que permitan reaccionar a los responsables máximos a tiempo. Tu tarea es identificar dos personas con las que puedas hablar. Y tener eso decidido pronto.

10) ¿qué puedo aportar al equipo para que el equipo sea eficaz?

Los seis roles de un profesional son planificador, ejecutor, coordinador, explorador, comunicador, y líder. Planificador es quien debe preparar con antelación la secuencia de trabajos. Ejecutor, quien los concreta como es requerido. Coordinador es quien hace de guardia de tráfico, pasando datos y conclusiones parciales para que el trabajo final tenga calidad y fluya con naturalidad y sin duplicaciones y sobrecostes. Explorador, quien debe escrutar posibilidades que el equipo no conoce aún, nuevas técnicas y nuevas posibilidades. Comunicadores somos todos, en un doble sentido: dentro del equipo y en el trabajo hecho. Finalmente, en muchas ocasiones (más de las que parece) nos toca ejercer labores de liderazgo, principal o complementario.

Cuando llega el encargo examina el conjunto, y selecciona los roles que no debes descuidar, para asegurarte de hacerlo bien.

En conclusión: este cuestionario ayuda a preparar el terreno cuando llega un trabajo nuevo, un proceso que ayuda a mejorar la predisposición y simplifica la actuación posterior. ¿Quieres añadir algo? Coméntalo.

Deja un comentario

Archivado bajo actividades, educación, ingeniería, Uncategorized

What has happened today in Spain (October 1st)

To my friends outside of Spain

Today is a very sad day in Spain, in which a bunch of people pretended to be democratic, but orchestrated a vote excluding a lot of people to deprive the majority of us from our democratic rights. So, it is really a revolution. Nothing more, nothing less.

We are truly a western democracy, and these people want us to be foreigners in what is now our own land. They should ask everybody. The problem is that they know they would not win this, so they turned this into a show.

Will they win this not democratic revolution? We do not know, but we will fight for our democratic rights.

I am not a foreigner in Catalonia, and they cannot decide this issue by themselves without asking. I have rights, as much as they do.

I will keep you posted.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Qué ha pasado hoy en España

Nuestro silencio es la mitad de su éxito. Si lees esto, y estás de acuerdo, escribe algo tú, o al menos difunde esto.

Para todos mis amigos fuera de España

Hoy es un día muy triste, en el que un grupo ha orquestado un show pretendidamente democrático. La realidad es exactamente la opuesta. Han montado un show con el que pretenden arrebatarnos por medios no democráticos nuestros derechos democráticos. Por eso, es realmente una revolución. no un acto de democracia legítima. Nada más, y nada menos.

Somos una democracia occidental, y nuestros derechos emanan de una constitución votada por todos. Estos independentistas quieren convertirnos en extranjeros en lo que hoy es nuestra patria. Deberíamos participar todos de la consulta Ocurre que, como esto no lo iban a ganar, han decidido hacer trampa, y pretenden decidir lo que no pueden decidir ellos solos. Yo no soy extranjero en Catalunya. Lo diga Puigdemont o su porquero. Catalunya es parte de mi patria. No piden quitármela sin preguntarme, porque es mía ahora, y este es un estado democrático.

Por esto han montado este show, que pretende ocultar su falta de espíritu democrático con lo contrario.

Ganarán esta revolución? Puede que sí, y puede que no, Pero lucharemos por nuestros derechos democráticos, para que no nos los sustraigan torticeramente.

No soy extranjero en Cataluña, y eso no lo pueden decidir ellos sin consultarme. Que algunos no estén interesados en ser españoles es indiferente. Lo son, y yo lo soy.

Seguiré dando noticias en días tan importantes como este

Un abrazo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿Cómo hemos llegado a esto?

En Las provincias (aquí) se publicó el martes 12 de septiembre de 2017 un estupendo artículo, titulado Las grandes infraestructuras pendientes requieren financiación extrapresupuestaria.
Entresaco algunas citas:

  • “Las restricciones presupuestarias, impuestas por el Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que nos obliga a reducir el déficit del 4’6% (2016) al 1’3% (2019) y la deuda del 99’4% (2016) al 95’4% (2019), supone disminuir en unos 70.000 millones de euros nuestra capacidad de inversión pública”
  • “Las actuales cifras de inversión por habitante están en los niveles de 1984,”
  • “Ante esta realidad y con un escenario más que propicio para la inversión, con excesos de liquidez mundial nunca vistos, en un entorno de bajos tipos de interés y con las empresas más potentes del mundo en el ámbito concesional, tenemos el reto de introducir cambios, no sólo legales sino sobre todo referidos a práctica de la contratación, que pueden resolver las ineficiencias sufridas en los últimos lustros en nuestro país”

¿Cömo hemos llegado a esto? Por no pensar en el medio plazo, por dejarnos vencer por las restricciones locales, por no defende un punto de vista razonable, por no decir cosas que a  nuestros superiores no les conviene oír, porque les retratan o les obligan a actuar.

Cambiemos tranquilamente de actitud, de proceder. Planifiquemos las infraestructuras necesarias, y que los sucesivos gobiernos (nacional, autonómicos, provinciales y locales) se retraten e cómo piensan hacerlo. Tratemos a nuestros gobernantes como a gente inteligente, y pidamos que ellos nos respondan igual.

Deja un comentario

Archivado bajo carreteras, ingeniería, pensamientos y frases

Las seis trampas dialécticas de los independentistas y asimilados

Primera: quitarnos el derecho al decidir a nosotros “porque sí, porque lo digo yo”. ¿Modifican las cosas para ellos los votos delTerres del Ebre, o del Alt Empordá? Pues yo también quiero votar. Y cuando digo yo digo catalanes que ahora no residen en Cataluña pero sí en el resto de España, y gente como yo, que consideramos Catalunya parte de nuestra patria. Es igual de razonable que vote una persona de Palamós que vote yo, porque Barcelona y Palamós son la patria de los dos. A efectos de nación, los que viven en Palamós, Mieres, Barcelona o Madrid son inquilinos, no propietarios.

Segunda: hay que hacer caso de unos, pero a otros se les puede ingoirar sin  problemas. O, peor, es iandmisible plantear que se les escuche. Es cierto, en Catalunya hay un 45% de independentistas. Y llevan diciendo que había que hacerles caso a los que querían menos Estado desde 1980. ¿A los otros, no? A los que quieren más enseñanza en castellano, ni la posibilidad de pedirlo. A los que quieren una estructura federal, con una Espàña que se note, nada de nada. A los que aman la bandera española, eso es de fachas. Los molones usamos la bandera de Aragón, y además decimos que no, que no, que es nuestra.

Tercera: los calificativos y modificadores, que usan con profusión, son positivos o neutros para los independentistas, negativos para el conjunto de España.

Cuarta: Buscan la rendición de todos. nosotros podemos ganar, pero no perder, la única definición del acuerdo, si no obedecen, es una humillación

Quinta: Para ellos, Catalunya es una unidad indivisible superior a la democracia. España, no. Esa diferencia no es negociable, porque ellos no van a cambiar ninguna de las dos cosas. Y nosotros tampoco, probablemente. Y han perdido el respeto por el resto, por una repetición como mantra de las seis trampas.

Sexta: cualquier acción pro independentismo es comprensible, pero cualquier acción contraria es represora y lamentable. Así, nada debe hacerse para modificar la conducta de los independentistas, y por esta falacia, aparecerán como razonables. Es cierto que las medidas deben ser proporcionales, pero no nulas.

Resumen: la pregunta primordial en una disidencia es qué se puede conseguir (la segunda es a qué precio, además). Cuando una parte tiene una reivindicación, se suele partir de principios irrefutables. Lo malo es que todo principio irrefutable y evidente no puede sino traducirse en medidas imperfectas (un referéndum es una simplificación imperfdecta de una voluntad, unas elecciones un reflejo imperfecto de una preferencia programática, un partido una plasmación imperfecta de una ideología, Hacienda un estamento imperfecto para recaudar y repartir recursos imprecindibles en la sociedad, …).

Toda solución estriba en acordar y consensuar las imperfecciones, que son la clave del asunto. Negociar es modificar logros, no postulados. Nada hay de malo en negociar y acordar, y eso no convierte a nadie en esquirol.

Acordar solo puede conseguirse entre iguales en la mesa en el momento de acordar. Para eso es imprescindible el respeto mutuo, valorar al resto de actores como a nosotros mismos. O casi. Reunirnos para ver cómo hacemos lo que a ti te da la gana (o lo que a mi me de la gana) es ordenar la obediendia, nada más. En Cataluña hace tiepo que, perdido el consenso, cada uno pide al gobierno que se rinda a sus postulados y les obedezca. Y ello puede no llevar a ningún sitio. Siempre hay espacio de acuerdo, no siempre voluntad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized